FOhisTOria. Episodio tercero

Una foto real y una historia inventada.

La fotógrafa es Pilar Villanova y el escritor Dani Royo.

Foto blanco y negro de una pasarela sobre una autovía con 2 coches.

Esperando la noche para retomar los libros.
Ese era su estado de whassap los últimos dos años.

Cruzar la pasarela sobre la autovía.
Cruzarse con decenas de personas que apuraban las últimas horas de la tarde para dejar la playa, arrastrando -en muchos casos- bolsas en las que ellas llevaban todo lo imaginable para que la prole disfrutara de un día entero mezclando arena, mar y brisa.

Cruzar el umbral que separa el final de la jornada laboral vespertina del espacio de tiempo personal. De ese rato sentado, en penumbra ya, disfrutando de un breve bocado -habitualmente fruta- que daba paso a la meditación, a rebuscar la motivación necesaria para seguir, a los intentos por explicar los sinsabores y decepciones con los que te apedrea, sin aviso alguno, la vida.

Por la mañana es otra historia.
No hay cruces, meditación, ni hay relajación.
Existe la velocidad en el desempeño de las tareas, el afán por cumplir los cometidos y la autoresponsabilidad desmedida para un trabajo temporal que le permite vivir el resto del año.
Que le permite tener sus 4-5 horas diarias de estudio.
Y con el tiempo, tener la oportunidad -buscada, cuidada y trabajada- de no cruzar nunca más la autovía.

Y así, alguna vez, poder dedicar mucho más tiempo a un nivel de meditación que le prepare para la conversación.
Porque tiene mucho que aportar.