30 conductas y decisiones diarias relacionadas con mi diabetes

Vuelvo a publicar esta entrada, redactada originariamente en octubre de 2016 con las matizaciones de 2022, ahora llevo el sistema integrado de medtronic, semiautomático, que no necesita calibraciones y en 2016 llevaba un sensor+bomba que necesitaba calibraciones y «sólo» tenía una suspensión predictiva por hipoglucemia.

En azul pitufo, lo añadido en 2022.
En negrita, lo original de 2016

Carga de trabajo diaria que soportamos los pacientes

El psicólogo –y sin embargo amigo- Iñaki Lorente, me hacía recordar el otro día una afirmación que he hecho varias veces pero que nunca he llegado a concretar en un post:


Todos los días tomo 30 decisiones relacionadas con mi diabetes

Así que habrá que enumerar la lista y demostrarlo:

1.- Me despierto. Miro mi glucemia antes de levantarme de la cama, en el glucómetro “tradicional”, seleccionar dedo y zona de pinchazo…mejor no repetir pinchazo en la misma zona del dedo… ¿he cambiado la lanceta en el último mes?

Miro la glucemia, pero ya no hago el pinchazo.

2.- Interpretar el resultado: alto, bajo, lo esperable, enjuicio las decisiones de la cena y posibles basales o bolus posteriores que haya realizado.

Es completamente diferente…ahora el sistema automático, durante la noche, me lleva hasta las proximidades de 100 mg/dl solito y la evaluación de la cena, ya carece de sentido.

3.- Toca calibrar el sensor con la glucemia digital…si hay flecha de tendencia hay que decidir si lo calibras o no.

Esto ya no lo hago…casi nunca calibro con el sistema Guardian 4.


4.- Me meto en la ducha. Compruebo antes que el catéter de la bomba no esté despegado (con la ducha se podría despegar más y caerse). Sitúo la bomba cerca, a menos de 3 metros, para que el sensor continuo no pierda la señal. Compruebo también el apósito del sensor.

5.-Durante o después de la ducha reviso los pies en busca de posibles rozaduras o heridas que hayan pasado inadvertidas. Es algo rutinario que también suelo hacer cuando me quito el calzado al finalizar el día.

6.- Casi siempre desayuno lo mismo, pero eso no quita que haya que contar raciones…a veces como fruta, otras veces me la salto…

7.- Glucemia + HC +posible ejercicio +estado del catéter = bolus insulina

8.- Compruebo niveles de la bomba de insulina, tanto de cantidad de insulina como de batería (si llevo el sensor, también el nivel de carga)

9.- Últimamente paso casi todo el día fuera de casa, así que hay que revisar la mochila con mi checklist Sólo son 18 cosillas de nada…

10.- 2 horas después del desayuno, más menos, hay que comprobar la glucemia y evaluar el bolus puesto en el desayuno.

Aunque lo sigo haciendo, realmente salvo error/problema gordo no tomo decisiones, el sistema automático me lleva a valores aceptables.

11.- Hay que planificar la mañana. Si tengo una mañana movidita, andar mucho de arriba-abajo o reunión importante, dejo el smartguard actuando (se para si voy a llegar a la hipo…) o sino hay que decidir si programo una basal temporal, al menos media hora antes del ejercicio o reunión… ¿a que mola ser adivino?

Aquí sí tomo decisiones…puedo meter una horita de objetivo temporal 150 mg/dl que controla el smartguard, o incluso parar la infusión si estoy justo.

12.- No soy de almorzar contundente, pero sí de cafetito a media mañana. Si estoy justito es con azúcar, si estoy alto con sacarina y bolus…vuelta a decidir si me pongo bolus o no

13.- Última hora de la mañana… ¿comeré tarde porque alargo mi jornada con algún asunto? ¿Tendré que picar algo para llegar a la comida? ¿Me he pasado con la basal?

Normalmente vuelvo a casa andando, unos 50 minutos, que me obligan a planificar 1 hora antes qué hago (parar infusión, subir objetivo temporal, quitar correcciones del smartguard…). A mitad del camino, más menos, vuelvo a evaluar y reintegro todas las funciones del smartguard que había cambiado, en función de cómo esté (y esto vale para todos los momentos de ejercicio que hago durante la semana)


14.- Llega la hora de comer. Glucemia al canto, tira reactiva, glucómetro, elegir dedo y zona…

Esto ya no lo hago, pero sí miro la glucemia.

15.- Interpretar el resultado en función de todas las decisiones tomadas durante la mañana y seguir aprendiendo. Si estoy alto o bajo tocará corregir en días futuros…

Esto lo sigo haciendo, porque evalúo las decisiones de la mañana y del rato que he vuelto andando.

túnel con vías del tren que se cruzan

16.- Toca calibrar el sensor con la glucemia digital…

Ya no calibro.

17.- Comer, ese desafío de contar HC…mejor ir plato por plato que calcular todo de una vez

18.- Si la comida se alarga, voy poniendo bolus según me como cada plato. Si como en casa es más sencillo, el bolus al final de la comida…y decidir el tipo de bolus en función de grasas o índice glucémico.

Una decisión menos porque no puedo elegir el tipo de bolus.

19.- Dos horas después de comer, de nuevo comprobar la glucemia, evaluar bolus puesto en la comida…si estoy alto o bajo, habrá que tomar nota para días futuros

20.- Planificar la tarde: “estoy de tranqui”, trabajando en el PC, andando de aquí para allá, tengo reunión o cita importante y no quiero estar bajo, voy a hacer ejercicio…

21.- Bolus de insulina, o subo la basal o bajo la basal…siempre antes que vaya a hacer algo, especialmente si hay ejercicio por el medio, después es más difícil resolver las situaciones.

No puedo tocar la basal, pero sí decidir si toco algo del sistema automático.

22.- Otro cafetito a media tarde, evalúo cómo va la decisión 21 y si hay que cambiar algo…suele ser mi franja horaria con más descontrol, más picos de glucemia, así que debo prestar más atención a esta segunda parte de la tarde

23.- Ya es de noche, toca cenar, pero antes glucemia digital…y acabar de redondear la evaluación de las decisiones tomadas por la tarde.

24.- Tercera calibración del sensor…si las flechas de tendencia lo permiten.

Ya he dicho que no calibro¡¡¡

25.- Volvemos a contar HC…esto todavía no cambia.

26.- Otra vez toca decidir el bolus en función de la glucemia, de los HC, de si estoy en casa o fuera…

sí, no hay que mentir al sistema automático, pero creo que la mayoría lo hacemos.

27.- Dos horas después de cenar y antes de dormirme, hay que ver como estoy de glucemia, una mirada al sensor y sino glucemia digital (a nadie le gusta tener una hipo o una hiper nocturna, al día siguiente lo pagas con falta de sueño de calidad)…

esto no lo hago, soy una persona mayor y a las 10 de la noche ya me estoy durmiendo, el sistema automático me da la tranquilidad de irme a la cama con total tranquilidad

28.- Decidir si bolus, si basal temporal al alza o a la baja Sí, son 28….faltan 2 para los 30.

Nada, esto ya no lo hago.


El 29.- Es para los imprevistos: conducir, cualquier actividad física que requiere evaluación estrecha, recalibrar el sensor….hipers, hipos….revisar tensión arterial, de vez en cuando…siempre sale algo más.

Y la 30.- Cada tres días hay que cambiar el catéter, cada seis días hay que iniciar nuevo sensor, una vez cada 10 días hay que recoger adminículos de farmacia

En resumen, actualizando en 2022, el sistema automático me evita la calibración del sensor y preocuparme de mis niveles antes de dormir, además de decidir el tipo de bolus en cada comida.
Se reducen a 25-26 el número de decisiones al día que tomo.
No cambia mucho, ¿verdad?